Sindelar el Mozart del fútbol

MATTHIAS SINDELAR, EL MOZART DEL FÚTBOL

A mediados de los años treinta la Vieja Europa aun no se había recuperado de las heridas causadas por la Gran Guerra y ya se estaba cultivando lo que sería el mayor desastre de la historia de la humanidad, cuando el wunderteam (equipo maravilla) , la selección austriaca de fútbol estaba sorprendiendo al mundo del fútbol liderados por un delantero frágil, habilidoso y carismático llamado Matthias Sindelar.

Sindelar, también conocido como el hombre de papel , porque a pesar de medir 1,80 apenas llegaba a los 60 kg de peso, nació el 10 de febrero de 1903 en Moravia en el seno de una familia humilde y en su bisoña niñez su familia se trasladó a Viena. Al pequeño Matthias siempre se le veía pegado a un balón, destacando sobre el resto de los niños, lo que le hizo debutar a la temprana edad de 16 años con la selección austríaca. Fue un delantero goleador pero muy al desuso de los 9 de su época, se llevaba el delantero rematador que fuera del área bajaba muchísimo sus prestaciones, ya que destaco en su fútbol por su enorme visión de juego y por una pasmosa facilidad para dejar atrás cuantos defensores le salían al frente. Militó la mayor parte de su carrera en el Austria de Viena (el club de la burguesía judía) donde conquisto 3 copas austríacas y fue el referente de la selección dirigida magistralmente por Hugo Meisl.Sindelar el Mozart del fútbol

En la segunda edición de la Copa del Mundo disputada en Italia en 1934 el plantel austríaco se planto en semifinales donde cayó con la anfitriona con un arbitraje más que discutido (1-0 para los locales) para mayor gloria de Mussolini. En los años siguientes el wunderteam siguió impartiendo lecciones de fútbol imponiéndose a cuanta selección le hacía frente, destacando sendas goleadas a la selección germana, lo que le hacía presentarse como una de las más serias candidatas a hacerse con el entorchado mundial en la cita mundialista de Francia 1938.

Desgraciadamente para los intereses del once austríaco, antes de dicha cita se produjo el anchsluss, la anexión de Austria por parte de Alemania, lo que hizo que parte del wunderteam se fundiera con la selección alemana.

Para conmemorar la integración del país de los Alpes, el gobierno nazi organizo un amistoso entre ambas selecciones, los gobiernos fascistas de la época sabían del poder propagandístico del deporte, donde parece ser que el resultado estaba pactado de antemano (tendría que ser un empate sin goles). Dicen las crónicas de la época que el once austríaco estaba pasando por encima a sus rivales destacando como siempre Sindelar, regateba a los defensores germanos como si fueran niños plantándose delante del portero para luego echar el balón fuera. En la segunda parte ya cansado de seguir con esa pantomima, Sindelar en la primera ocasión que tuvo batío al portero germano, como luego haría su compañero Sesta. El escándalo mayúsculo para el reich ya no fueron los goles, sino que el 9 austríaco se planto delante del palco donde se encontraban varias autoridades nazis, y en vez de alzar el brazo haciendo el mítico saludo nazi , se marco un bailecito que se considero excesivo y burlón.

A partir de ese partido Sindelar empezó a sufrir las penas de su atrevimiento. Se dijo que era judío, aunque el practicase la religión católica, que era simpatizante del partido socialdemócrata, y jamás volvió a participar en un encuentro internacional.

El 23 de enero de 1939 acudío a visitarlo a su casa su amigo Gustav Hartmann, se encontró la puerta cerrada y olor a gas. Forzaron la puerta y hallaron tirados en el suelo los cuerpos sin vida de Matthias y de su prometida Camilla Castagnola. Seguramente fue un accidente por la inhalación de monóxido de carbono, desgraciadamente bastante común por los braserillos de carbón que se encontraban habitualmente en las viviendas de muchas familias de la época. Se empezó a especular que fue un asesinato ordenado por las fuerzas nazis, que su mujer era judía e incluso que ambos lo eran.

Al entierro del Mozart del fútbol acudieron mas de 15 mil personas llorando la muerte del que fue el primer hombre anuncio del fútbol, del delantero que llamo la atención del fútbol inglés, tan seguro de que fuera de sus fronteras no se encontraba nada mejor de lo que podían producir las canteras de sus clubes (el Manchester United ofreció una suculenta oferta para llevarlo a sus filas), del genio que lidero a una escuadra que asombro al mundo del fútbol por su juego exquisito, trasladando el vals de los salones de baile al verde de los terrenos europeos.

Sindelar el Mozart del fútbol

La muerte de Matthias siempre tendrá un halo de misterio pero en el corazón de los vieneses siempre quedara el recuerdo de que uno de los suyos no se sometió al poder de los nazis.

Fdo: Tango

adidas tango

Deja un comentario