Bobby Robson

Bobby Robson, el caballero del condado de Durham

¨Con gran tristeza tenemos que anunciar que Sir Bobby Robson ha perdido su larga y dura batalla contra el cáncer¨ .

Con este comunicado anunciaba la familia del bueno de Bobby que los días del legendario, primero jugador y más tarde entrenador Inglés, fallecía a los 76 años, un 31 de Julio del año 2009.

Es fácil asociar a Robson con una imagen sonriente, siempre amable ante la prensa, nunca una mala palabra hacia sus rivales… pero fue mucho más que todo eso; sin ir más lejos fue el último seleccionador Inglés que guió a los pross a unas semifinales de todo un campeonato del mundo (Italia 90).

En el país del té, del fish and chips y del God save the Queen era todo un ídolo, ya que, primero  Maradona en el 86 con su polémica mano de dios, y después la lotería de los penaltis en Italia 90 ante Alemania, privaron a los púpilos de Robson de una gloria que no han vuelto a tener tan cerca desde entonces. Casualmente, ambos equipos que apearon a los pross de la copa del mundo, se convertirían en campeones finalmente.

En la copa del mundo de Italia, quedará para el recuerdo una de las más famosas frases del caballero del imperio Británico, después de derrotar en cuartos de final a la sorprendente Camerún del eterno Roger Milla por 3-2: ¨No es que los subestimáramos, simplemente eran mucho mejores de lo que pensábamos¨.

Su vida estuvo marcada por el fútbol, tanto es así, que no se avergonzaba de decir que este deporte, le había salvado la vida en varias ocasiones; En su juventud, Bobby, trabajaba como electricista en la National Coal Board (empresa nacional minera), tenía sólo 15 años, y dejó los estudios para ayudar a su humilde familia. Eran los duros años de la postguerra y decenas de mineros perdían la vida trabajando por aquella época.

En 1950, Bill Dodgin, entrenador del Fulham, hizo una visita personal a casa de los Robson, para ofrecerle a Bobby un contrato de profesional.

Bobby se enroló en las filas del club del suroeste de Londres, en donde jugaba como delantero o mediocampista; los tiempos no eran los de ahora, y su padre, trató de convencerlo para que no dejara su trabajo de electricista, con lo cual, Robson  compaginaba ambos trabajos, yendo a entrenar con su club apenas 3 dias por semana.

Como jugador desarrolló su carrera en el Fulham y en el West Bromwich Albion , que pagó 25000 libras por su traspaso, uno de los mas caros de la historia hasta la fecha.

También jugó 20 partidos con el combinado nacional.

Sir Bobby Charlton dijo de él que fue uno de los 5 mejores jugadores de su época.

Comenzó su carrera de entrenador con pasos en falso, dirigiendo en 1968 al Vancouver Royals de la liga americana. Duró poco, ya que la directiva le impuso trabajar codo con codo con Ferenc Puskas, y Robson acabó demandando al club por incumplimiento de contrato. Al enterarse de todos estos líos, el Fulham se pone en contacto con él para ofrecerle el cargo; era mitad de temporada, con el equipo sumido en una profunda crisis, hundido en los últimos puestos de la clasificación, por lo que no pudo evitar el descenso. La temporada siguiente se produjo su divorcio con el club que le había dado la oportunidad de ser profesional; los malos resultados lo condenaron al despido, pero fue de una forma muy poco elegante, ya que Robson, se enteró de esta decisión por la radio, cuando se dirigía a entrenar.

Este titubeante inicio de su carrera en los banquillos, le hizo replantearse todo, valorando la posibilidad de retomar su oficio de electricista. Pero entonces llegó su gran oportunidad, el modesto Ipswich Town, al que dirigiría durante 13 temporadas consiguiendo ganar una FA cup y una copa de la UEFA, resultados que nadie ha podido  igualar. El club le hizo una estatua a las puertas de Portman Road como homenaje a tan increíble éxito.

Bobby Robson reconoce que el Ipswich salvó su vida y la de su familia, ya que, tanto Vancouver como Fulham no le habían pagado, y tenía que sobrevivir con el escaso subsidio que le ofrecía el estado, y , no era capaz de encontrar trabajo como electricista. Esto hizo que tuviese lealtad extrema por el modesto club Inglés, rechazando ofertas de grandes clubes que querían que se sentase en sus banquillos.

De su paso por el Ipswich se llevó una gran relación con su presidente John Cobbold, del que dijo, que se tomaba una botella de Champán cuando ganaban, y 2 cuando perdían, para hacer ver a la gente que los resultados no importaban tanto, que esto era sólo un juego.

Bobby Robson

Sólo cambió el banquillo del Ipswich por el del combinado nacional, era la única oferta que le podía hacer abandonar el banquillo de su querido Ipswich Town.

Tras dejar la selección Inglesa comenzó su andadura por Europa, entrenando a algunos de los mejores clubes del viejo continente.

Comenzó en el PSV, donde ganó 2 ligas, pero se le detectó cáncer por primera vez y tuvo que abandonar el puesto.

Luego comenzó su aventura Portuguesa, su segundo país, como Robson lo llamaba.

En el país luso, comenzó entrenando al Sporting de Portugal, donde conoció  a José Mourinho, que era su traductor, pero, que Robson vió en él un enorme potencial, y orientó su carrera hacia otra dirección; el propio Mourinho reconoce a día de hoy que todo lo que sabe de fútbol, se lo debe a Sir Bobby Robson. Del Sporting sin embargo fue destituido a mitad de temporada, pero, sin embargo, fue rescatado por el Oporto del polémico  Pinto da costa. En la ribera del Douro, contrajo cáncer por segunda vez y le dieron año y medio de vida, pero fue capaz de vencerlo por segunda vez.

Se fue del Oporto por sus problemas con el presidente, que había prometido liberarlo si llegaba una oferta de un gran club; esa oferta llegó procedente de un decadente Arsenal. Quien sabe que hubiera pasado con Wenger si Robson hubiese fichado por los gunners.

Pasó del Duero al mediterráneo, fichando por el Barcelona. Era el primer entrenador Post Cruyff, y la sombra del laureado entrenador oranje fue demasiado alargada, a pesar de haber conseguido ganar la copa del rey y la recopa de Europa. La cruel prensa de Barcelona, el famoso entorno, se cebó con él sin ningún tipo de compasión, llegando, uno de los mas leídos rotativos de la ciudad condal, a redactar un titular: ¨vete ya, abuelo¨

Consiguió acabar su carrera como técnico, en su adorado Newcastle, su equipo de infancia, para en 2004 poner fin a su carrera en los banquillos con 71 años de edad.

Robson fue testigo directo de 2 de los goles mas recordados en la historia del futbol:

Maradona en el mundial de México tras regatear a medio combinado Inglés, y Ronaldo con el Barcelona ante el Compostela.

Después del partido ante Argentina, Bobby dijo:

¨El primero lo ha metido con la mano, pero el segundo ha valido por 2¨

Todos los aficionados del fútbol, debemos de guardar un trocito de nuestra memoria para Sir Bobby Robson, ejemplo de educación, fair play y lucha, ya que, en su batalla contra el cáncer, logró superarlo 4 veces… la 5ª nos dejó sin una de las personalidades del mundo del balón con mas carisma de los últimos 40 años.

Fdo: Etrusco

Deja un comentario