Berlín

Berlín, la capital europea huérfana de club campeón.

En todas las capitales importantes de Europa encontramos clubes de primer nivel. Clubes que disponen, en sus vitrinas, de gran número de títulos nacionales e internacionales. Entidades que, asiduamente, dan alegrías a sus aficionados en forma de copa que levantar al cielo. Incluso, en la mayoría de los casos, suelen ser el club más emblemático de cada país.

Es el caso del Benfica en Lisboa, el Real Madrid, Ajax de Amsterdam, Olympiakos en Atenas, Dinamo de Kiev, Steaua Bucarest o Anderlecht en Bruselas. En un peldaño inferior en lo que se refiere a jerarquía en sus ligas, nos encontramos con clubes capitalinos importantes que se disputan la hegemonía de sus países como: la Roma, el París Saint Germain, y el Arsenal, Chelsea o Tottenham en Londres. Si repasamos las principales capitales europeas nos encontramos con lo insólito de la capital de Alemania, Berlín.

La ciudad que fue referente en el siglo XX, nunca ha visto a un club de su municipio ganar un título europeo, ni siquiera disputar una final en una competición continental, y su equipo más importante, el Hertha, no figura entre los más importantes siquiera de Alemania.

El Hertha de Berlín fue creado en 1892, por cuatro jóvenes que, utilizaron el nombre de un barco de vapor y los colores de la indumentaria por los que aparecían en la chimenea de dicho barco. La decisión fue tomada mientras veían como el vapor surcaba el río Spree a su paso por la capital germana.

Hasta el fichaje de Johannes Sobek en 1925, el club no tuvo una actuación destacable. En los siguientes años al fichaje alcanzó y perdió cuatro veces consecutivas la final del campeonato de Alemania y consiguió alzarse con los títulos de 1930 y 1931. Por primera y única vez, Berlín fue referente del fútbol germano. Estos tiempos de vino y rosas se vieron truncados por la llegada del nazismo. La guerra cambiaría el mapa de la urbe y también el del fútbol en Berlín.

Hertha 1930

Tras la II Guerra Mundial, el fútbol también sufrió las consecuencias de la división del país. La Alemania Democrática (este de la ciudad) creó una federación de fútbol independiente y su propia Liga la DDR-Oberliga. El Hertha, estaba en la zona oeste (Alemania Federal) de la ciudad pero muchos de sus hinchas vivían en la zona este. A pesar de este inconveniente, el Hertha siguió siendo el club más popular de la ciudad. Durante años los hinchas que vivían en el este cruzaban la ciudad para ver los partidos de la Vieja dama en el Campeonato de Alemania Federal.

En 1961 sucedió un hecho histórico que trastocó por completo la historia mundial y como no, el fútbol berlinés. Se construyó el muro de Berlín, dividiendo la ciudad e impidiendo el libre movimiento por la urbe. De la noche a la mañana, los muchos aficionados que el Hertha de Berlín tenía en la zona comunista de la ciudad perdieron la posibilidad de ver jugar a su equipo.

Aun así, la hinchada no dejó al equipo de lado. Aprovechando que el estadio se encontraba al lado del muro, no eran pocos los que se acercaban todo lo que podían para escuchar lo que ocurría en el terreno de juego, a pesar de que, un muro les separaba de su equipo. Los gritos que provenían desde el ya demolido estadio de “Plumpe”  anunciaban a los aficionados del este el devenir de los partidos, y cuando el Hertha marcaba, rápidamente se podía escuchar la algarabía de los aficionados de la zona comunista.

En 1963 se creó la Bundesliga y el Hertha se trasladó al Estadio Olímpico, que podía albergar mucho más público pero situado en la zona oeste de la zona oeste de la ciudad. Años complicados para el Hertha, que en 1965 fue condenado al descenso por irregularidades en la contratación de jugadores.

Este descenso dejaba a la capital alemana sin equipo en la máxima categoría. Las autoridades políticas reaccionaron sugiriendo que era necesario que hubiera un equipo del Berlín en primera división. Tras protestas de equipos inmiscuidos en la problemática de los descensos, se solucionó el conflicto en una insólita decisión. La federación alemana decidió ampliar la máxima categoría a 18 equipos. No hubo descensos y, además, se reservó una plaza para un equipo de Berlín. Se le ofreció la plaza al Tennis Borussia y al Spandau de Berlín. Ambos rechazaron la oportunidad de jugar en primera. Finalmente, el Tasmania, de la liga regional, ocupó la plaza berlinesa en la Bundesliga.

El Tasmania batió records negativos en su primera temporada en la Bundesliga y descendió. Todo ello, a pesar de un partido inaugural ilusionante en el que vencieron al Karlsruhe ante 80.000 espectadores. La aventura del Tasmania no tuvo éxito, y al descenso le seguirían años llenos de despropósitos que finalizarían en 1973 con la quiebra del club.

De todas formas, el fútbol en Berlín no se limitaba a la zona Oeste. En la Alemania comunista se disputaba la DDR Oberliga, con mucho menos nivel que la Liga de la Alemania Federal. El equipo más laureado de esta liga es el Dinamo de Berlín con 10 entorchados de los 42 disputados. Se convirtió en uno de los principales equipos del país gracias en parte a que se veía favorecida por ser un equipo controlado por la Stasi, la policía secreta de la Alemania democrática. El club era presidido por Erich Mielke que, a su vez, era el hombre que dirigía la Stasi. Aun así, el club no consiguió ganarse la simpatía de los ciudadanos de Berlín y los partidos apenas eran seguidos por unos 5.000 aficionados, muchos de ellos miembros del partido comunista.

Dinamo Berlín

Al Dinamo de Berlín le acompañó siempre una sombra de sospecha ya que sus logros sobre el verde siempre iban de la mano de situaciones extrañas. Conocidas eran las incesantes ayudas arbitrales y además, los otros clubes de la liga eran “aconsejados” a traspasar a los mejores jugadores al equipo de Berlín. Caso que le aconteció al Dinamo de Dresden (principal rival) que fue desmantelado, pasando a jugar los mejores futbolistas en el Dinamo de Berlín y el Dresden compitió la siguiente temporada con juveniles. Todo finalizaría en el año 1991 con la caída del muro y la desmantelación de la Stasi. Esto supuso el derrumbe del Dinamo de Berlín, que pasó de ganar 9 títulos consecutivos en la Alemania Democrática a descender hasta la liga regional. En la actualidad, milita en la NOFV-Oberliga (5ª división) seguido por unos pocos antiguos miembros del partido comunista.

La caída del muro permitió que, por fin, los aficionados del este volvieran a ver al Hertha. En los años de la separación berlinesa, alternó muy malos momentos como un nuevo escándalo, esta vez por amaño de partidos en 1971, y serios problemas financieros, todo ello agregado a una década negra en los 80 con descensos a segunda, tercera e incluso a categorías regionales (86-88); con otros buenos como el subcampeonato en Bundesliga en el 75 o dos finales de copa en el 77 y 79. Consiguió además, su mayor logro continental, llegar hasta semifinales de la UEFA 78-79.

El club resurgió durante la década de los noventa, ascendiendo a la Bundesliga en la temporada 1990-1991, coincidiendo con la caída del muro de Berlín. El club volvía a contar con el apoyo de toda su afición, y llegaron importantes logros. Tras ascensos y descensos a principios de los 90, logró mantenerse 13 años de forma consecutiva en la Bundesliga con destacadas posiciones en la tabla como dos terceros puestos, un cuarto y un quinto y logrando participar durante 5 años consecutivos en competición continental, entre las que se encuentra la participación en la Champions League 99-00.

El Hertha siempre fue el favorito de los berlineses perteneciesen al oeste o al este de la ciudad, pese al éxito del Dynamo de Berlín en la liga de Alemania Oriental, y de otros intentos fallidos de disponer de equipos berlineses en la Bundesliga, como lo fueron SC Tasmania 1900 Berlín, Tennis Borussia Berlín, Blau-Weiß 1890 Berlín y SCC Berlín.

Aun y con todo, el Hertha Berliner Sport Club no ha logrado convertirse en uno de los referentes del fútbol germano.

Berlín, sigue permaneciendo en la sombra del fútbol europeo, al carecer de un equipo con jerarquía a nivel nacional y continental. Berlín pena por un club de fútbol que esté a la altura de la capital tudesca.

Fdo: Tricolore

Balón adidas tricolore

2 thoughts on “Berlín, la capital europea huérfana de club campeón.”

  1. Es un poco triste que este artículo olvide al Union Berlin, actualmente mejor equipo de la zona Este de la ciudad, jugando en la 2.Bundesliga y que casi roza la promoción el año pasado. Un Saludo!

    1. Gran apreciación la tuya. Para la redacción del artículo se estudió la posibilidad de nombrar al Unión Berlín por su gran afición, pero el hecho de que, su máximo logro desde su refundacion en el 66, es una Copa democrática y un 5° puesto en la extinta liga demócrata alemana, y que, desde la reunificación alemana, nunca han jugado en la máxima categoría del fútbol teutón (Tuvo como máxima cota una final de DFB-Pokal ’01 y posterior participación sin gloria en uefa). Se decidió no hacer referencia a este club. Si se hubiera hecho referencia tampoco estaría de más. De nuevo, gracias por hacernos seguir mejorando.

Deja un comentario