La Batalla de Santiago

CHILE – ITALIA: LA BATALLA DE SANTIAGO

El mundial de Chile 62 quizás haya sido el más violento de todos los disputados hasta la fecha. La mayoría los partidos, sobre todo los de la primera fase, destacaron por un juego sucio, confundiendo agresividad con violencia. No hubo partido en el que el parte de lesiones se quedase en blanco. Y dentro de todos estos encuentros destaco uno por encima del resto. El Chile – Italia que pasaría a la historia del fútbol por el vergonzoso comportamiento de ambas escuadras bajo el nombre de La Batalla de Santiago.

La Fifa decidió que el mundial de 1962 regresase a Sudamérica después de dos ediciones disputadas en El Viejo Continente. Y para ello eligió al país austral como sede, a pesar de que sus Infraestructuras tenían unas evidentes deficiencias. Deficiencias que se vieron agudizadas por un terrible terremoto que tuvo lugar dos años antes, de 9,5 grados en la escala Richter ( el peor registrado nunca) y que dejo cerca de 2.000 muertos y cuantiosos daños materiales. Pero no había margen de maniobra y se decidió que a pesar de todo el mundial se disputase en el país andino.

Chilenos e italianos tenían que enfrentarse en la segunda jornada de su grupo. Y el partido empezó mas caldeado de lo habitual. Todo porque dos reporteros italianos, enviados para cubrir la cita mundialista, hicieron una descripción demoledora sobre el país y la sociedad chilena. Entre otras lindezas calificaba al país chileno como subdesarrollado y afligido por todos los males posibles: desnutrición, prostitución, analfabetismo, alcoholismo, miseria… . Y que su gente era orgullosamente retrasada y miserable. Varios medios chilenos contraatacaron calificando a los italianos como fascistas, mafiosos, hipersexualizados y drogadictos.

Llego el día del encuentro y 66.000 enfervorizados hinchas llenaban las bancadas del Nacional de Santiago. Los italianos conscientes de lo caldeado que estaba el ambiente saltaron al césped lanzando claveles blancos a la grada. De respuesta obtuvieron la vuelta de los claveles, lanzamiento de monedas, insultos y una sonora pitada. Las hostilidades no tardaron en llegar. A los 12 segundos se produjo la primera falta, y a los 7 minutos la primera expulsión. El inglés Ken Aston (años más tarde sería el inventor de las tarjetas) expulsaría al italiano Giorgio Ferrini. Ferrini se negó a salir del campo, por lo que tuvo que entrar la policía para llevárselo. Y no habían pasado ni 10 minutos.

Ambos equipos hicieron un despliegue de dureza y juego sucio. Los chilenos se emplearon con la misma o más violencia que sus rivales, pero se encontró con la benevolencia del referee (fue un arbitraje muy casero). Seguían pasando los minutos y seguía sin jugarse al fútbol. Cada acción, cada balón dividido era una batalla constante. Una guerra callejera donde todo valía. Había que ganar a toda costa. Estaba en juego el honor nacional.

La batalla de Santiago

El partido finalizó con un 2-0 favorable a La Roja. Aunque el resultado no fue lo que paso a la historia, sino la violencia y agresividad que se vio ese 2 de junio en la capital chilena.

La bbc pasaría días más tarde la emisión del encuentro. Y el presentador David Coleman definió perfectamente lo que fue este este encuentro:

“Buenas tardes. El juego que están por presenciar es la exhibición de fútbol más estúpida, espantosa, desagradable y vergonzosa, posiblemente, en la historia de este deporte”

 

Fdo: Tango

adidas tango

Deja un comentario