Zvonimir-Boban

Zvonimir Boban, ídolo de todo un país

Zvonimir Boban fue un fino estilista con desborde y visión de juego. Un diez clásico, que pese a su aspecto frío y aislado, escondía un jugador con personalidad y dotes de liderazgo que le hicieron ser un peso pesado por todos los equipos por los que pasó.

Uno de los líderes de la magnífica selección yugoslava que se proclamó campeona del mundo sub 20 en Chile 1987. Destacaban Prosinecki, Suker, Mijatovic y el propio Boban. Fue nombrado balón de plata pero fue quien lideró a su selección en la final, ya que Prosinecki (balón de oro), no la jugó. Boban marcó el gol de su selección y convirtió el penalti definitivo que le dio el histórico título a “su país”.

Boban, tenía sentimiento croata y así quedó demostrado en 1990 en un partido entre Dinamo de Zagreb y Estrella Roja. 3000 ultras nacionalistas serbios viajaron para “animar” al Estrella Roja, al grito de “Zagreb es Serbia” y “Croacia es Yugoslavia”. Mientras los ultras del Dinamo (Bad Blue Boys) nacionalistas croatas, quemaban banderas yugoslavas. En el césped Boban, Suker, Ladic, Mladenovic o Peternac empiezan a calentar. Los jugadores del Estrella Roja, entre los que se encuentran Prosinecki, Sotjkovic, Savicevic, Stosic o Pancev, también acaban de saltar a realizar los primeros ejercicios. Aún quedaba cerca de una hora para el comienzo el partido, cuando de repente todo estalla.

Los ultras del Estrella Roja empiezan a subir hacia la grada de los aficionados croatas donde empieza una brutal pelea. La policía, afín al régimen empieza a cagar contra los croatas con gas lacrimógeno y mangueras de agua.

Esto provoca que el resto del estadio salte al césped donde continúa la batalla campal. Los jugadores de ambos equipos se van del terreno de juego, todos salvo Boban.

Boban, capitán del Dinamo, vislumbra como varios policías apalizan a un aficionado croata. Decide entonces enfrentarse a ellos, y le pega una patada a uno de los policías. Varios aficionados lo escoltan tras esta situación y Boban pasar a ser el ídolo de los croatas.

“Ahí estaba yo, una cara pública, dispuesto a arriesgar mi vida, mi carrera, todo lo que la fama puede comprar, todo por un ideal, todo por una causa: la causa croata”

Por esta acción, fue sancionado durante 6 meses y se pierde por ello el Mundial de 1990, que hubiese jugado con Yugoslavia.

Pero en 1991 vio cómo su sueño se hacía realidad y Croacia se independizaba de Yugoslavia, por lo que ahora si podría jugar para su país.

Ese mismo año en medio de la guerra, Boban saldría de su país para jugar en Italia. Una sola temporada en el Bari le bastó para que Fabio Capello lo reclutase para su “Milán Invencible”. Zvonimir mostró toda su clase en Milán donde ganó 4 scudettos y 1 Copa de Europa tras vencer en la final al F.C Barcelona.Zvonimir Boban

Hizo historia como capitán de la selección nacional tras clasificarse para el Mundial de Francia 1998 y alcanzar el tercer puesto tras vencer a Holanda.

Solo el anfitrión y posterior campeón pudo eliminar al conjunto de los Balcanes. Dos goles de Liliam Thuram privaron a los croatas de llegar a la final en su primera participación en un mundial.

Se retiraría en el Celta de Vigo a los pocos meses de llegar. Boban fiel a sus principios prefirió irse antes de ser un problema y lo hizo como un caballero.

“Lo siento, pero no puedo aguantar una situación en la que no soy protagonista. Vine a hacer grandes cosas por el equipo y no para convertirme en un problema” Sobre el entrenador dijo: “Él seguro que esperaba que yo encajase, pero hace bien en mantener su esquema. Él ha visto que no había una solución mejor y no puedo reprocharle nada.

Frío sobre el césped pero temperamental con sus sentimientos, Boban fue uno de los grandes “10” de la década de los 90.

 

Fdo: Questra

 

Deja un comentario