bela guttmann

La maldición de Béla Guttmann

Béla Guttmann fue un trotamundos de los banquillos. El húngaro entrenó a 22 equipos, de once países diferentes, a lo largo de su carrera. Fue campeón de liga en Hungría, Portugal, Brasil y Uruguay. Su carácter trotamundos hace que sea el único técnico en la historia del fútbol que ha dirigido finales de Copa de Europa y Copa Libertadores de América. Y precisamente en la máxima competición europea fue donde se forjó la leyenda de Béla Guttmann.

Tras ser campeón de liga con el Oporto, el Benfica lo ficha en 1959 para recuperar el título, y lo consigue en su primera temporada. Hace historia con el club lisboeta, ya que es el primer equipo que gana la Copa de Europa tras el Real Madrid. Y lo hace dos veces consecutivamente enfrentándose en la final a F.C Barcelona y Real Madrid.

Tras convertirse en el mejor equipo de Europa y con Eusebio en pleno apogeo, el bueno de Béla Guttmann pide un aumento de sueldo. Pero las negociaciones con la directiva van por mal camino y acaba despedido. Nunca pudo imaginarse el Benfica que sería el mayor error de su vida, ya que el húngaro lanzó una maldición sobre el club lisboeta.

“En cien años desde hoy ningún club portugués se convertirá en campeón de Europa y el Benfica sin mí nunca ganará una copa europea”

Nadie se lo tomó en serio, pero cuando siendo el mejor conjunto de Europa, perdió 3 finales de Copa de Europa en 5 años, la gente empezó a tomar conciencia de sus palabras.

Más adelante, se rompió el maleficio de los clubes portugueses ya que el Oporto, consiguió levantar el título en la Copa de Europa de 1987. Pero el maleficio sobre el Benfica seguía presente.

En febrero de 2014, cuando el Benfica ya había perdido siete finales europeas, el club portugués levantó en los aledaños del Estadio Da Luz una estatua en su honor. Pero si era una manera de detener la maldición, no funcionó. Ese mismo año perdería su última final europea en los penaltis frente al Sevilla.

8 finales europeas perdidas, 2 de ellas en los penaltis y 5 por diferencia de 1 sólo gol provoca que lo que parecía una pataleta, se haya convertido en la mayor maldición de la historia del fútbol.

Está por ver si el Benfica será capaz de sobreponerse al terrible maleficio que le lanzó el mejor entrenador de su historia.

Siguenos en RRSS:
Twitter: @Laprorroga2017
Facebook: @Laprorroga2017

Fdo: Questra

Deja un comentario